Nuevo Puente Peatonal San Miguel – Villa Rosa

Más de 40 Voluntarios han trabajado en diferentes tareas durante la implementación del puente peatonal que permitirá cruzar el rio Sangoyaco entre los barrios San Miguel y Villa Rosa de Mocoa. También la comunidad del Cabildo Indigena Pastos Gran Putumayo se ha unido a este proceso priorizado por la Alcaldia Municipal y financiado con recursos del Fondo Nacional para la Gestión del Riesgo bajo dirección técnica y acompañamiento de la UNGRD en alianza con la Fundación Puentes de la Esperanza.

Pese a estar ubicada en una zona considerada de alto riesgo, la obra fue excepcionalmente viabilizada desde el Consejo Municipal para la Gestión del Riesgo CMGRD como una solución temporal y de emergencia que evitará accidentes y reduce el riesgo que corren cerca de 100 familias que necesariamente deben cruzar ese sector para ir a sus trabajos y tener acceso a la educación y servicios básicos.

Esta metodología que se viene implementando desde hace varios años en diferentes lugares del país contempla que la misma comunidad beneficiaria haga parte de la solución y participe con mano de obra no calificada para la implementación de los puentes peatonales de emergencia.

Durante dos semanas continuas, hombres y mujeres acopiaron materiales de rio, realizaron las cimentaciones de las bases y construyeron las rampas de acceso. También un grupo de niños de la Institución Educativa Ciudad Mocoa se integró en una jornada lúdica donde decoraron de colores y plasmaron sus manos en las estructuras metálicas .

Carlos Andrés Barrera quien lidera el proceso constructivo por parte de la ONG Puentes de la Esperanza, señala que el puente peatonal de Villa Rosa es un vivo ejemplo de la tenacidad y fortaleza de los Mocoanos, y que la articulación de esfuerzos del Estado, la administración municipal y la comunidad  son la única fórmula que va a permitir que esta ciudad se recupere rápidamente de los efectos que tuvo la avenida torrencial del pasado mes de marzo.

En los próximos días se instalaran los cables de suspensión y se ensamblará la estructura colgante de 40 metros de longitud y 4 toneladas de peso que esperan poner al servicio comunitario el próximo fin de semana.